Christina Revels-Glic

Uncategorized 1594 Visitas

Una mujer fue arrestada por tocarse íntimamente con un vibrador en una playa de Georgia, y según el informe policial, afirmó que no creía que nadie hubiera presenciado su sesión de placer porque «solo le llevó 20 segundos llegar al orgasmo».

La policía de Tybee Island respondió a un informe a las 5:30 PM sobre una mujer «realizando unos actos indebidos en la playa».

Según un testigo, la sospechosa colocó una toalla en la arena, sacó una mochila y extrajo «algo que parecía un vibrador».

La mujer, según el informante, empezó a usar el aparente vibrador para complacerse íntimamente, añadiendo que «podía escucharla gemir». Después de unos cinco minutos, la mujer recogió sus pertenencias y se fue.

El testigo, según la policía, grabó las acciones de la sospechosa. La revisión del video mostró a la sospechosa, que llevaba un «bikini verde de una sola pieza», sacando un objeto desconocido de su mochila.

La mujer «luego abre las piernas y pone ambas manos entre las piernas», según el informe policial.

Los investigadores localizaron posteriormente a la sospechosa, Christina Revels-Glick, de 34 años, en un restaurante cercano.

Revels-Glick, residente de Georgia que vive a unas 40 millas de Tybee Island, supuestamente «admitió tocarse en la playa con su vibrador». Revels-Glick «aseguró que lo puso entre sus piernas y lo cubrió con una toalla» y que «creía que nadie la vio».

Cuando Revels-Glick fue posteriormente arrestada por exposición indecente y conducta desordenada, «expresó que lamentaba lo que hizo» y que «no pensó que nadie la vio porque solo le llevó 20 segundos llegar al orgasmo», según un informe del Departamento de Policía.

Lamentablemente, algo peor sucedió luego de este hecho, puesto que la joven madre de 36 años, falleció tras haberse quitado la vida.

Según el certificado de defunción, Revels-Glick murió a causa de una herida de bala autoinfligida en la cabeza. Su casero encontró su cuerpo.

Compartir

Comentarios