Aprende Cómo Lavar Almohadas Amarillentas: 3 Consejos para Dejarlas Blancas Como Nuevas

Tips 4017 Visitas

Si sus edredones y almohadas han comenzado a mostrar un aspecto amarillento, es natural. Con el tiempo, varios factores, como los ácaros del polvo o el sudor, afectan la calidad de la ropa de cama. Afortunadamente, es posible hacer que las almohadas amarillentas sean blancas como la nieve con los trucos correctos. Descubre tres métodos de lavado sencillos y eficaces, así como varios consejos prácticos para una ropa siempre limpia.

Como debes saber, todo lo relacionado con la ropa de cama debe lavarse regularmente y las almohadas no escapan a esta regla. De hecho, es importante desinfectarlos y eliminar las manchas amarillentas que se hayan alojado allí.

Además, las almohadas pueden convertirse fácilmente en un ambiente propicio para los ácaros del polvo, virus y bacterias. Estos provienen, entre otras cosas, del sudor y las partículas de suciedad que se forman allí con el tiempo. Pero a pesar de las manchas amarillentas y los olores que pueden emanar de tus almohadas, no siempre es necesario tirarlas. Esto es aún más válido si son de buena calidad y no han superado una vida útil de 2 años.

Antes de tomar tales medidas, en cambio, concéntrese en los consejos de limpieza de bajo costo para que se vean mejor. Aquí hay algunos métodos para implementar una vez al mes para tratarlos de manera efectiva. Esto también se aplica a los cojines y almohadones.

Aquí hay 3 métodos efectivos para lavar sus almohadas amarillentas:

  1. Agua caliente y limón

El limón es un aliado inestimable y muy eficaz si quieres insuflar nueva vida a tus almohadas para dormir bien con el máximo confort. El siguiente truco te permitirá aprovechar las propiedades blanqueadoras y desinfectantes de los cítricos.

Comience hirviendo 2,5 litros de agua y agregue 6 vasos de jugo de limón. Luego sumerja la almohada en esta agua de limón durante aproximadamente 2 horas. Todo lo que tienes que hacer es lavar la almohada con agua jabonosa para eliminar las manchas antes de enjuagarla y secarla. Siéntase libre de agregar más agua para que la almohada quede completamente sumergida en la solución.

  1. Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

Para aclarar y suavizar de forma natural las fibras textiles de tu almohada, una combinación de bicarbonato de sodio y vinagre blanco es una solución perfecta. De hecho, puede contar con la acción antibacteriana y blanqueadora de estos dos elementos para eliminar toda la suciedad, el sudor y las manchas presentes en la almohada. Además, esto también ayudará a combatir los malos olores que se hayan podido incrustar en él.

Para usarlos bien, es muy simple. Coloque su almohada en un recipiente lleno de agua caliente y agregue media taza de vinagre blanco mezclado con la misma cantidad de bicarbonato de sodio. Dejar en remojo durante 1 hora. Luego elija un ciclo de lavado normal y páselo por la lavadora, luego séquelo al aire. Cabe señalar que el bicarbonato de sodio también se puede utilizar para limpiar su colchón.

  1. Limón y agua oxigenada

Ideal para sustituir la lejía, este tratamiento antimanchas y antiácaros consiste en combinar zumo de limón y agua oxigenada (agua oxigenada) para blanquear la ropa. Ingredientes que contienen principios activos capaces de eliminar fácilmente las manchas de sudor o saliva.

Para aprovechar sus virtudes, prepara una cubeta de agua caliente en la que pondrás media taza de jugo de limón y el doble de agua oxigenada. Introduce la almohada en la cubeta y déjala actuar durante una hora. Una vez pasado este tiempo, haz un ciclo normal en tu lavadora para enjuagar la almohada y luego déjala secar al sol.

Compartir

Comentarios