El Tratamiento Natural que devolvió la movilidad a mi abuela

Uncategorized 2108 Visitas

La vida a veces nos depara sorpresas y lecciones inesperadas, y la historia de mi abuela es una de ellas. Si alguien me hubiera dicho hace unos meses que un simple tratamiento natural con ingredientes tan comunes como el yodo, el alcohol y las pastillas de aspirina serían la clave para que mi abuela volviera a caminar, probablemente no lo habría creído.

Sin embargo, aquí estamos, compartiendo este relato de esperanza y resiliencia que muestra cómo los remedios caseros pueden hacer maravillas en nuestras vidas.

Ingredientes:
Yodo:
Un mineral esencial para el buen funcionamiento de la glándula tiroides y la producción de hormonas. Además, el yodo tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias, que pueden ayudar a aliviar el dolor en los huesos y las articulaciones.

El yodo es un elemento químico halógeno que se presenta en varias formas, como el yodo molecular (I2), que es de color negro o violeta oscuro en estado sólido.

Este color oscuro se debe a la presencia de enlaces covalentes entre los átomos de yodo, que absorben la luz en el rango visible del espectro, reflejando solo la porción de luz en la región violeta. Cuando se disuelve en alcohol, el yodo se convierte en una solución de color marrón.

Alcohol:
Un líquido volátil e incoloro que se utiliza comúnmente como desinfectante y antiséptico. En este caso, el alcohol actúa como un vehículo para que los otros ingredientes penetren en la piel y lleguen a las áreas afectadas.

Pastillas de aspirina:
Un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) es reconocido por su habilidad para mitigar el dolor, reducir la inflamación y disminuir la fiebre. La aspirina también tiene propiedades anticoagulantes que pueden mejorar la circulación sanguínea en las áreas afectadas.

Preparación:

  • Triturar 10 pastillas de aspirina hasta obtener un polvo fino.
  • Mezclar el polvo de aspirina con 50 ml de alcohol (preferiblemente alcohol etílico al 70%).
  • Añadir 10 ml de yodo líquido a la mezcla de aspirina y alcohol. Agitar bien hasta conseguir una pasta homogénea.
  • Verter la solución en un frasco de vidrio oscuro con tapa hermética para evitar la evaporación del alcohol y la degradación de los ingredientes. Almacénelo en un lugar fresco y oscuro.


Modo de aplicación:

  1. Antes de aplicar el tratamiento, es importante limpiar y secar bien la zona afectada.
  2. Utilizar una gasa o un algodón para empapar en la solución preparada y aplicar suavemente sobre las áreas doloridas de huesos y articulaciones.
  1. Dejar actuar durante 20-30 minutos, permitiendo que los ingredientes penetren en la piel y lleguen a las áreas afectadas.
  2. Después de este tiempo, enjuagar la zona con agua tibia para eliminar los restos de la solución.
  1. Repetir este proceso una vez al día durante al menos 3 semanas para obtener los mejores resultados.

Es importante destacar que, si bien este tratamiento natural funcionó en el caso de mi abuela, cada persona es diferente y los resultados pueden variar.

Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier tratamiento, especialmente si se tiene una condición médica preexistente o se está tomando algún medicamento.

Además de este tratamiento, es crucial mantener un estilo de vida saludable para mejorar la salud ósea y articular. Algunas recomendaciones incluyen:

Mantener una dieta equilibrada rica en nutrientes como calcio, vitamina D y magnesio, que son esenciales para la salud de los huesos.

Realizar actividad física moderada y de bajo impacto, como caminar, nadar o practicar yoga, para fortalecer los músculos y articulaciones.

Evitar el tabaquismo y limitar el consumo de alcohol, ya que estos hábitos pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas.

Mantener un peso adecuado para reducir la presión sobre las articulaciones y prevenir el desgaste.

En conclusión, el tratamiento natural a base de yodo, alcohol y aspirina fue un verdadero milagro para mi abuela, quien pudo recuperar su movilidad y volver a caminar después de tres largos meses postrada en una silla de ruedas.

Esta experiencia nos enseña que, a veces, los remedios caseros y las soluciones naturales pueden ser muy efectivos para tratar ciertos problemas de salud. No obstante, es fundamental recordar que cada caso es único, y siempre es aconsejable buscar el consejo de un médico antes de intentar cualquier tratamiento por cuenta propia.

Compartir

Comentarios