Rescatan a un bebé de 10 días y a su madre tras 90 horas bajo los escombros en Turquía

Noticias 7009 Visitas

Las esperanzas de encontrar a muchos más supervivientes se desvanece a medida que pasan las horas.

A medida que pasan los días se hace más difícil encontrar supervivientes bajo los escombros de las casas derruidas por el terremoto de 7,8 grados que el pasado lunes asoló el sureste de Turquía y el norte de Siria. Tras más de 90 horas y cuando ya se cuentan más de 21.000 muertos cada rescatado con vida es celebrado como un milagro, más si se trata de un niño.

Es el caso del rescate del pequeño Yagiz Ulas, un bebé de a penas 10 días que fue encontrado vivo junto a su madre en la ciudad turca de Samandagi, en la provincia de Hatay.
Los equipos de rescate turcos lo sacaron de entre los escombros envuelto en una manta térmica y rápidamente lo llevaron a un hospital.
También en Hatay, una niña de siete años llamada Asya Donmez fue rescatada después de 95 horas y trasladada al hospital, informó la agencia de noticias estatal Anadolu. En Diyarbakir, al este, Sebahat Varli, de 32 años, y su hijo Serhat fueron rescatados y trasladados al hospital el viernes por la mañana, 100 horas después del primer seísmo.

Pero a medida que pasan las horas se desvanecen las esperanzas de encontrar a muchos más con vida entre las ruinas de miles de edificios derrumbados en pueblos y ciudades de toda la región.

El número de víctimas mortales del seísmo de magnitud 7,8 y de varias potentes réplicas en ambos países ha superado los más de 17.000 muertos de 1999, cuando un terremoto de potencia similar sacudió el noroeste de Turquía.

El seísmo se sitúa ahora como el séptimo desastre natural más mortífero de este siglo, por delante del temblor y posterior tsunami de Japón en 2011 y acercándose a los 31.000 muertos que causó un terremoto en el vecino Irán en 2003.

Alrededor del 40% de los edificios de la ciudad turca de Kahramanmaras, epicentro del principal seísmo del lunes, resultaron dañados, según un informe de la Universidad turca de Bogazici.

Compartir

Comentarios