Su bebé

Uncategorized 623 Visitas

Como todos sabemos los bebés cuando son muy pequeños son super delicados, y por esta razón una madre se encuentra pasando por una situación muy dolorosa por la pérdida de su bebe. Esta madre quiere ayudar a otros padres para que “tengan cuidado con quien toque o les ponga las manos su bebé”, todo esto después de que su hijo de tan solo tres meses de edad, perdiera la vida, cuando estaba totalmente saludable.

La madre del bebe, Angelina Rendon aseguró que los médicos le habían garantizado que su bebe estaba totalmente saludable, sin embargo, el menor perdió la vida. Esto sucedió en Rancho Córdova, California, Estados Unidos.

La causa de la mu3rte del bebe fue por el C0R0N4VIRUS, y es que a pesar de que los niños menores de cinco años aún no pueden recibir la vacuna contra el C0R0N4VIRUS, su hijo recién nacido, identificado como Tyler Rendon Jr, no pudo sobrevivir este virus, aun cuando se suponia que el COV1D-19 no le afectaba a los niños.

La mujer declaró a la prensa de Sacramento: “No sé cuántas veces un médico me dijo ‘no te preocupes, tu bebé no se verá afectado por COV1D’, pero lamentablemente estaba equivocado y si le afecto de la pe0r manera.

El consejo de la madre para todos los demás padres de infantes es que “Tengan mucho cuidado con quién toca a su bebé. Todo puede empezar con un pequeño beso de alguien conocido o cercano que ya estuvo expuesto y no mostró síntomas”.

Su esposo y padre del bebe, Tyler Rendon agregó: “Estamos destrozados y con el corazón roto en nuestra familia, por el COV1D perdimos nuestro bebé y esto es algo sobre lo que no teníamos control.”

“Nuestro médico nos aseguró que [nuestro hijo] estaba sano. El C0R0N4VIRUS no construyó su sistema,si no que lo destruyó”.

La pareja mantiene las cenizas de su hijo guardadas en un armario y quieren crear conciencia de que otros padres estén pendientes de los riesgos que corren sus hijos.

El mejor consejo que los padres pueden recibir para evitar pasar por una situación tan lamentable y dolorosa como es perder a un hijo es que los niños no son tan susceptibles a los efectos secundarios más graves de la enfermedad, pero se necesita más investigación sobre el impacto de COV1D en los menores.

Agregó que: “Todo parece indicar que la gravedad de esta enfermedad del COV1D no es común entre niños”.

Debido a todo lo que está pasando con esta enfermedad, es muy importante tener más datos sobre los impactos a largo plazo de la pandemia en los niños, y cómo el virus a largo plazo puede dañar la salud de los infantes infectados.

Compartir

Comentarios